Almohada Cervical Anatómica

Una muy buena opción para conciliar el sueño es utilizar una almohada cervical anatómica. Con este tipo de almohada conseguiremos la postura correcta y descansaremos mejor, además de evitar dolores y contracturas.

El día a día hace que necesitemos dormir muy bien para poder afrontar de la mejor manera los obstáculos que se nos presenten a lo largo de la jornada. Si no dormimos correctamente, el insomnio afectará a nuestro cuerpo. Todo esto puede afectar negativamente a la salud.

Ventajas de utilizar almohada cervical anatómica

Usar una almohada anatómica ayuda a que puedas mantener una posición más natural con la que evitarás contracturas y molestias.

  • Su diseño ergonómico y relleno hacen que pueda recuperar su forma original.
  • Se adapta al cuello fácilmente gracias a su forma anatómica. De esta forma evitamos tensiones en las cervicales.
  • Puedes elegir diferentes alturas según tus preferencias a la hora de dormir.
  • Reducen la rigidez en la nuca, tensiones y dolores cervicales. Además facilitan las recuperaciones quirúrgicas y dan un confort general.
  • Disminuye la presión en la zona cervical y ayuda a relajar los músculos,
  • Ayuda a desaparecer el insomnio gracias a que utilizando esta tipo de almohada cervical obtenemos una postura óptima.

Cómo usar una almohada cervical anatómica

Lo recomendable sería dormir boca arriba o de lado, ya que dormir boca abajo es menos recomendable.
¿Por qué no recomendamos dormir boca abajo? Al optar por esta posición, dificulta la respiración y puede causarnos estrés, tanto en la espalda como en el cuello.
Si dormimos de lado, disminuimos ronquidos, y mejoramos tanto la respiración como los dolores cervicales. Y si dormimos hacia arriba, nuestra columna se posiciona recta y sin presión. A su vez previene posibles dolores.

Recomendamos una almohada anatómica alta si dormimos de lado, y si dormimos boca arriba, la almohada no debe ser muy alta.

Elegir que almohada debo comprar

Antes de comprar una almohada, debemos estar seguros del uso que le vamos a dar. Si aún tienes dudas sobre cual elegir, en almohada-cervical te ayudamos:

  • Según la posición en la que duermas. Si duermes de lado, opta por una más alta. En cambio, si duermes boca arriba, te recomendamos una almohada más baja. Aunque también hay almohadas cervicales anatómicas con un lado más alto que el otro, para que puedas elegir tu posición más cómoda.
  • La calidad de la almohada. No es lo mismo dormir con una almohada de calidad que con una que no te inspira confianza. Es recomendable fijarse en las valoraciones de dicha almohada de los clientes e infórmate sobre ella.
  • Dureza. Es muy importante este apartado, tanto para nuestra comodidad como para evitar lesiones. Si es demasiado dura o demasiado blanda, no nos proporcionará los beneficios que buscamos.
  • Cuánto quieres gastar. Posiblemente el factor más importante, pagar mas por una almohada de calidad y que inspira confianza se nota. Tampoco hay que comprar la más cara, obviamente. En muchas ocasiones pagar más por un producto merece la pena, y pagar más para obtener una mejor almohada es una de esas ocasiones.
  • Interior de la almohada. Es lo que determina la diferencia entre una almohada y otra, lo más recomendable en este tipo de almohadas es que sean viscoelásticas en su interior.
  • Exterior de la almohada. Es con lo que vamos a estar en continuo contacto cuando la usemos. También podemos optar por poner una funda a la almohada.

Ahora ya no tienes excusas para no dormir bien y dejar de sentir dolores por una mala posición al dormir. Pero si aún tienes dudas sobre que almohada elegir, contacta con nosotros y te responderemos lo antes posible.

Almohadas Cervicales Anatómicas más vendidas