almohada antivuelco

Almohada Antivuelco

Utilizar una almohada antivuelco en nuestro bebe es muy importante para que esté siempre seguro durante el sueño. Como padres del pequeño, es normal querer darle la mejor seguridad y calidad para que esté siempre seguro y cómodo.

¿Buscas la mejor protección para tu bebé en sus primeros meses de vida? Con una almohada antivuelco tu hijo estará seguro en todo momento. Es fundamental para que tenga una postura idónea en su cuna mientras descansa. Utilizar almohadas para niños es muy importante para su correcto desarrollo mientras crecen.

¿Qué es una almohada antivuelco?

Es una almohada con la que se rodea al bebé para colocarlo en la postura idónea y evitar que tenga alguna deformidad en la cabeza por adoptar alguna mala posición mientras duerme. Además, con ella podemos evitar que vomite o se asfixie durante el sueño.

Esta almohada está pensada para brindar la mayor comodidad al bebé dependiendo de cómo se coloque y aportar estabilidad al pequeño mientras duerme. Es recomendable vigilar al bebé mientras duerme para evitar posibles problemas y así poder darle el uso adecuado a la almohada.

¿Cómo elegir una almohada antivuelco?

Elegir una buena almohada antivuelco es muy importante, para ellos hay que tener en cuenta una unos aspectos para poder seleccionar la mejor almohada que se adapte a nuestras necesidades y hacer que el bebé esté cómodo y seguro.

Por ello, desde almohada-cervical te vamos a guiar para que puedas elegir tu almohada preferida:

  • Material. Las almohadas pueden estar fabricadas de diferentes materiales textiles como por ejemplo la espuma o materiales viscoelásticos. Si buscas una almohada que se adapte muy bien al cuerpo, te recomendamos una viscoelástica. Además, le dan al bebé la sensación de abrazo mientras duerme.
    Lo recomendable es que sean fabricadas con materiales transpirables para impedir alergias y bacterias.
  • Diseño y tipo de almohada. Los modelos más modernos están formados por diseños grandes, como cilindros que da movilidad y no puede quedarse enganchado. Lo que hace que el espacio que haya sea el perfecto para que el bebé no esté en riesgo.
  • Limpieza de la almohada. Es recomendable que los materiales con los que está fabricada la almohada no absorban líquidos, lo más recomendable es que sean impermeables. Otro aspecto a tener en cuenta es que se puedan lavar en lavadora, ya que es posible que algunas manchas no podamos quitarlas lavando a mano la almohada.
  • Edad del bebé. Comprar una almohada antivuelco es recomendable cuando el bebé es menor a los 6 meses de edad, pero si el tamaño de la almohada es mayor, puede durar unos meses más su uso. Hay modelos que se ajustan a la edad del bebé, haciendo así que conforme crece el bebé la almohada se puede ir adatando.
  • Otras funciones. Además de la función de hacer que el bebé no pueda caerse, hay otras almohadas que incorporan más funciones como pueden ser música, fundas, mantas, etc.

Beneficios de usar una almohada antivuelco

  • Evitar asfixia o atragantamiento. Gracias a la almohada antivuelco podrás posicionar al bebé en la postura que quieras. Lo recomendable es posicionar al bebé de lado, evitando que se gire. Así pues, evitamos el riesgo de que se asfixie o atragante durante el sueño.
  • Permite mover la cabeza. De esta manera, se evita que se ejerza presión sobre la cabeza y evitamos que origine plagiocefalia.
  • Previene accidentes. Debido a que hace que el bebé no pueda moverse, es ideal para evitar que no pueda caerse. Es eficaz incluso si el bebé está acostado en alguna cama donde no haya protecciones laterales.
  • Ofrece tranquilidad. EL simple hecho de saber que el bebé está seguro, hace que podemos tener una mayor tranquilidad.

Almohadas antivuelco más vendidas